lunes, 12 de noviembre de 2012

¿Hospitales o salitas de primeros auxilios?



Madrugada del martes 6 de noviembre de 2012. Urgencia en Barrio Pueblo Nuevo. Llevan al hospital a una chica que está en la última etapa de su embarazo. Todavía no está en fecha pero se siente mal y tiene contracciones.
Ya en el hospital se comprueba que tiene presión alta, se ausculta el estado del bebé-normal- y se la traslada rápidamente a la ciudad de Nogoyá,  porque como se sabe, en Lucas González desde hace un tiempo –mucho- no se pueden atender ningún tipo de intervención quirúrgica de urgencia por falta de anestesiólogo.
No ahondaremos en dolorosos detalles, sólo contaremos que luego de una larga e inútil espera en el  Hospital San Blas de  Nogoyá –donde existe el mismo problema que aquí, respecto del anestesiólogo-  se decide el traslado a la ciudad de Paraná donde se induce el parto y desgraciadamente, el bebé –era una niña - nació sin vida.
Si no fuera porque hay otro tema más importante, les contaría cómo fueron maltratados los familiares por el Intendente de Lucas González  “Estas no son horas de molestar y los vehículos municipales no trasladan a nadie”. En fin. Pero la idea es otra.
La idea de contarles esta triste historia es a causa de que es una de las muchas similares que sufren familias de Lucas González y de todo el Departamento Nogoyá.
Una fuente del Hospital San Roque, que no quiere  revelar su nombre, nos informa que es muy frecuente que desde Nogoyá lleguen pacientes en esa misma situación y con resultados parecidos.
Mi primer pensamiento cuando me enteré de esto fue “si el sistema de salud del Departamento Nogoyá  no puede atender un parto estamos en el horno”
No quiera creerse que esta nota es para cargar las tintas en las autoridades o profesionales de los Hospitales Santa Rosa o San Blas, no se trata de eso. Hace tiempo ya, el director del Hospital local Dr. Javier Ascúa, nos explicó este tema en una nota. Hay pocos especialistas en anestesiología en la Provincia y los pocos que hay no se mueven de las grandes ciudades en virtud de que ganan muy bien allí y la mayoría se desempeña en el ámbito privado.
Es razonable lo que dice Ascúa, y no dudamos que se han hecho esfuerzos al respecto pero que no alcanzaron, porque en realidad el tema excede su responsabilidad.
Ahora bien, cabe preguntarse ¿Nuestro departamento carece de gente “de peso” en el Gobierno Provincial como para poder solucionar este problema?
A simple vista de las principales autoridades provinciales, vemos que no es así en modo alguno.
El N°3 en la pirámide del Gobierno Provincial es el Presidente de la Cámara de Diputados: José Allende, que es oriundo de Nogoyá.
El Senador Departamental es hombre de Lucas González, Aurelio Juan “Pastel” Suárez.
En la Unidad Ejecutora Provincial, oficina clave, donde se deciden cuáles obras se realizan y cuáles no, en que tiempo, con qué presupuesto , etc. está al mando de Faustino Schiavoni, ex intendente de Nogoyá .  Eso por el lado del partido del Gobierno, por el lado de la UCR el departamento tiene otro diputado,  Fuad Sosa.
¿Con semejante “plantel”, no deberíamos obtener mejores resultados?
 ¿Tan imposible es traer uno o dos anestesiólogos para que nuestros hospitales dejen de trabajar como “salitas de primeros auxilios e internación”?
Soñamos con el día en  que la ambulancia sea para llevar los casos urgentes de la casa del paciente al hospital  y no que sea una unidad de traslado.
 Que los traslados a Paraná sean cuando se necesite realmente alta complejidad.
Soñamos  con el día en que los niños puedan nacer en el Hospital Santa Rosa y que un paciente con  peritonitis por ejemplo, pueda ser operado de urgencia aquí, y no corra el riesgo de un traslado.

Será cuestión de que los representantes del departamento sueñen lo mismo y consigan resolver este grave problema, para que los hospitales funcionen efectivamente como hospitales y ya no como “salitas” 

1 comentario:

  1. Pacha, de parte del radicalismo ya se pidió la ambulancia, se están realizando los papeles

    ResponderEliminar

Los comentarios serán moderados por el administrador, la única restricción es la del buen gusto y las buenas costumbres, se prohíben insultos